Perdiendo el ritmo

Foto: Abel Laborda. Noviembre 2016.

En unos días cerrará “Ritmo”, posiblemente la tienda de música más icónica de Murcia. No creo que exista nadie que practique música en Murcia que no se haya pasado por esta tienda en alguna ocasión. De ella son todos mis libros de música, mis cuadernos de pentagramas, mi flauta “buena”, una de mis armónicas… pero sobre todo, “Ritmo” era el sitio donde siempre te atendían con una sonrisa y donde obtenías asesoramiento mucho más valioso que lo que costara lo que fuera que fueses a comprar.

Te atendía Ignacio Massotti (Nacho), al frente de la tienda desde que se hizo cargo del negocio familiar hace ya bastantes años, pero desgraciadamente murió este septiembre y este final era, por tanto, uno de los posibles. Esta mañana he querido pasarme por última vez y captar como recuerdo la fotografía que ilustra esta entrada.

Apenas pasé unos instantes frente al escaparte, no me atreví a entrar. No voy a hacer aquí el postureo de decir que debido a cuánto lamento la pérdida. No tenía más relación con Nacho que la que puede tener un cliente recurrente pero tampoco demasiado habitual y tampoco era amigo de la familia, por lo que ese discurso le corresponde a otro. Pero sí es cierto que sentí un nudo en el estómago cuando me enteré de la muerte de Nacho y otro más cuando supe del cierre de la tienda.

Cuando se acaba algo que ha estado contigo desde tu infancia y especialmente si se relaciona con algo tan importante en tu vida como es la música, es imposible no sentir esa pérdida (con el máximo respeto a la familia y salvando las distancias) como algo propio. Cuando cierra un sitio así, uno siempre tiene la sensación de que Murcia se convierte en una ciudad un poco más triste.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*