Patios y callejas

Foto: Abel Laborda. Septiembre 2015.

Creo que Andalucía tiene rincones para prácticamente todos los gustos. Sea lo tuyo el surf, el vino, el poledance o el steampunk, algún hueco encontrarás a tu medida.

Pero hablando en concreto de sus capitales (playas y paisajes los dejaremos para otra ocasión) siempre he sentido una especial debilidad por la belleza de la ciudad de Córdoba. Quizá sea efecto del salmorejo, pero lo cierto es que su caso antiguo (además de ser uno de los más grandes de Europa) fue declarado en 1994 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y, bajo mi punto de vista, con todo merecimiento.

Pasear por sus calles y sus patios, cuando baja el sol y el calor no aprieta tanto, es una experiencia para el recuerdo.

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*